Get Adobe Flash player

Estudio Bíblico No. 25.- El Señor Jesucristo Cumplimiento de las profecías mesiánicas

"Entonces El les dijo: “!Oh, insensatos, y tardos de corazón paracreer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas y que entrara en su gloria?  Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en las Escrituras lo que de El decían”                           Lucas 24:25-27

 

¿La primera venida del Señor Jesucristo fue anunciada en el Antiguo Testamento?

En el Antiguo Testamento se registran más de 300 profecías mesiánicas, que anunciaban la venida del Mesías Jesucristo. El hecho de que en el Antiguo Testamento no aparezca el nombre de Jesús, radica en que el Nombre sobre todo nombre: Jesús, no había sido todavía revelado por Dios a los hombres. La primera vez fue en la anunciación que hizo el ángel Gabriel a una muchacha virgen desposada(comprometida) llamada María, en sentido que de ella nacería en forma sobrenatural un hijo varón que sería llamado Hijo del Altísimo y al que le pondría por nombre...

...JESUS que significa SALVADOR.

 

En Lucas 1:26-33 dice: "...y ahora, concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo...".

 

Este anuncio...¿cuando aparece por primera vez en la Biblia?

 

El primer libro de la Biblia, Génesis, registra por primera vez el anuncio de la venida del Señor.

El relato bíblico en Génesis nos hace conocer la caída en pecado de desobediencia del primer hombre y la primera mujer creados por Dios. Antes de la caída ellos tenían una comunión íntima con el Señor (Génesis 3:8), pero una vez que la semilla del pecado entró en sus vidas (Génesis 3:6), tuvieron que ser alejados de la presencia del Dios santo (Génesis 3:23-24).

Sin embargo y en su grande misericordia, nuestro amado Dios, les entrega la primera promesa de bendición y es que de la simiente de la mujer vendría en el futuro el Salvador del mundo que habría de pisar la cabeza al enemigo de las almas: Satanás. Siglos mas tarde vendría el Mesías en la persona de nuestro Señor Jesucristo y en la cruz del Calvario derrotó para siempre al adversario (Satanás).

En Génesis 3:15 dice: "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya, ésta te herirá en la cabeza, y tu le herirás en el calcañar".

 

Una vez fuera del paraíso terrenal, Adán y Eva perdieron el privilegio de poder permanecer en la presencia del Dios vivo. Por su caída en pecado perdieron su comunión con El. Entonces el Señor proveyó para Adán y su descendencia el sistema de sacrificios a través de los cuales podría volver a encontrarse con el Señor. Adán, como varón y cabeza de hogar (Génesis 3:16),  debía preparar un altar donde ofrecer animales inocentes a los que sacrificaba y luego ofrecía al Señor en holocausto. Esta figura espiritual significaba que esos animales sacrificados morían en sustitución de aquellas personas que los estaban ofreciendo.

Generación tras generación se fueron cumpliendo estos sacrificios de animales cuyo derramamiento de sangre permitía que los pecados fueran remitidos (perdonados) delante de Dios.

En Hebreos 9:22 dice: "Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y si derramamiento de sangre no se hace remisión".

En la Biblia encontramos a personajes prominentes del Antiguo Testamento ofreciendo sacrificios al Señor. Desde el justo Abel (Génesis 4:4), pasando por Noé (Génesis 8:20), Abraham (Génesis 22:13) Isaac (Génesis 26:25), Jacob (Génesis 33:20) en el tiempo de los patriarcas. Encontramos a Moisés (Exodo 12), siervo del Señor, en su obediencia de celebrar la primera Pascua, que sellaría la liberación del pueblo de Israel de casa de servidumbre en Egipto. Esta celebración de la primera pascua señalaba de una manera muy clara, lo que siglos más tarde se cumpliría plenamente con la venida del Mesías Jesucristo. Luego, mas tarde encontramos los sacrificios de animales en el Tabernáculo de Reunión (Levítico 1); santuario levantado en el desierto. Más tarde los sacrificios continuos (Números 28:3-4), fueron establecidos en el templo judío, edificado en Jerusalén, donde el sumo sacerdote entraba al Lugar Santísimo, una vez al año para hacer expiación por él mismo y por el pueblo que esperaba afuera.

Sin embargo, todo esto no era más que sombra y figura (Hebreos 10:1) del mayor y más grande sacrificio que se efectuaría en el cumplimiento de los tiempos con la venida del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo nuestro amado Señor Jesucristo (Juan 1:29).

Los sacrificios del Antiguo Testamento solo cubrían los pecados delante de Dios. Los pecados eran perdonados pero no quitados. Hoy, la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:7).

En Hebreos 10:11-12 dice: "Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados se ha sentado a la diestra de Dios".

 

¿A que se llaman profecías mesiánicas...y como podemos diferenciarlas de las demás profecías de la Biblia?

 

Las profecías mesiánicas son aquellas que fueron anunciadas por profetas de Dios y quedaron  registradas en el Antiguo Testamento, en relación con la venida del Mesías. Luego de siglos de haber sido anunciadas por primera vez, tuvieron su pleno cumplimiento con la primera venida de nuestro Señor Jesucristo.

Son mesiánicas porque se refieren únicamente al Mesías Jesucristo y esto las diferencia del resto de las profecías.

De las más de 300 profecías mesiánicas anunciadas en el Antiguo Testamento y fielmente cumplidas en el Nuevo Testamento, en la persona del Señor Jesucristo; mencionamos solo algunas:

 

·         La primera venida del Mesías fue anunciado a Moisés

En Deuteronomio 18:15 y 18 dice: "Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará el Señor tu Dios a El oiréis...profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare".

Siglos más tarde sería enviado el profeta prometido por Dios a su siervo, en la persona del Señor Jesús. Tan evidente era que el pueblo judío esperaba a éste especial profeta que le preguntaron a Juan el Bautista si era él, el profeta que había de venir (Juan 1:21-22).

En el pasaje de los evangelios donde se relata la transfiguración que tuvo el Señor Jesucristo delante de tres de sus asombrados discípulos en el monte santo; aparecen junto a Jesús, en un lado el siervo que había recibido la profecía de su venida siglos antes, Moisés (Lucas 9:30)  y al otro lado el profeta Elías. La profecía se había cumplido a plenitud. Había llegado el profeta anunciado por Dios, que salvaría a la humanidad de sus pecados y transgresiones muriendo por ella en la cruz del Calvario.

 

·         EL MESIAS NACERIA EN BELEN

En Miqueas 5:2 dice: "Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad".

En Lucas 2:4-7 dice: "Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazareth, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón".

Nuestro amado Salvador, nació en Belén, cumpliendo así la profecía.

 

·         EL MESIAS NACERIA DE UNA MUJER VIRGEN

En Isaías 7:14 dice: "Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel".

En Mateo 1:18-25 dice: "El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo...todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta...".

Emmanuel significa: Dios con nosotros. Cuando el Verbo, la palabra viva, el Señor Jesucristo, se hizo carne, naciendo sobrenaturalmente de una muchacha desposada y virgen y habitó entre nosotros, se cumplió plenamente esta profecía.

 

·         EL MESIAS SERIA TRAICIONADO POR ALGUIEN DE SU CONFIANZA; POR TREINTA PIEZAS DE PLATA

En Salmos 41:9 dice: "Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mi el calcañar"

En Zacarías 11:12 dice: "Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata. Y me dijo el Señor: Échalo al tesoro; !hermoso precio con que me han apreciado! Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché en la casa del Señor al tesoro".

En Mateo 26:14-15 dice: "Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes, y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo los entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata".

Cuando uno de los discípulos del Señor, Judas Iscariote, dominado por su amor al dinero (Colosenses 3:5) se dirigió a los principales religiosos enemigos del Señor, para ofrecerles traicionarlo, entregándolo; sin darse cuenta estaba cumpliendo con una de las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento. Judas, había sido tesorero y hombre de confianza del Señor.

 

·         FUERON ANUNCIADOS LOS SUFRIMIENTOS DEL MESIAS

En Salmos 22:1, 7-8, 16, 18 dice: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿porqué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?...todos los que me ven me escarnecen; estiran la boca, menean la cabeza, diciendo: Se encomendó al Señor; líbrele El; sálvele El, puesto que en El se complacía...porque perros me han rodeado; me han cercado cuadrilla de malignos; horadaron mis manos y mis pies...repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes...".

En Mateo 27:46 dice: "Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿porqué me has desamparado?".

En Lucas 23:33-35 dice: "Y cuando llegaron al lugar llamado la Calavera, le crucificaron allí, y a los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Y Jesús decía: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes. Y el pueblo estaba mirando; y aun los gobernantes se burlaban de El, diciendo: A otros salvó; sálvese a sí mismo, si éste es el Cristo, el escogido de Dios".

En Juan 19:34 dice: "Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua".

El Salmo 22, es en esencia un salmo mesiánico.

En todo el Salmo 22 encontramos un extraordinario anuncio de lo que serían los sufrimientos del Mesías, que se cumplió en la muerte de nuestro amado Señor Jesucristo en la cruz del Calvario.

En el vs.14 dice:"...he sido derramado como aguas...". Describe la intensa transpiración que El sufrió bajo el sol abrazador del medio oriente. En el vs.14 dice:"...y todos mis huesos se descoyuntaron...". Esto es uno de los terribles resultados de colgar a una persona suspendida de sus brazos. Los músculos se fatigan y se estiran. Los huesos se salen de sus coyunturas por el propio peso de la persona.

En el vs.16 dice: "...horadaron mis manos y mis pies...". Extraordinaria descripción de la forma de muerte que sufrió el Mesías, es decir, la crucifixión.

 

·         SE PROFETIZO QUE EL MESIAS SERÍA SEPULTADO EN LA TUMBA DE UN RICO

En Isaías 53:9 dice: "Y se dispuso con los impíos su sepultura, más con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca".

En  Mateo 27:57-60 dice: “57Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús. 58Este fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo. 59Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia, 60y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue”.

Este hombre rico llamado José de Arimatea, muy posiblemente como otros, no sabía que con su acto también cumplía con otra de las tantas profecías mesiánicas.

 

·         FUE PROFETIZADO QUE EL MESIAS RESUCITARÍA

En Salmos 16:9-10 dice: "Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; mi carne también reposará confiadamente; porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción".

En  Mateo 28:8-9 dice: “8Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, 9he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron”.

A diferencia de líderes religiosos que vivieron en diferentes tiempos como: Buda, Confucio, Mahoma, Zoroastro, etc.; sus tumbas se hallan con sus respectivos restos. Existe una única tumba que está vacía y es la del Señor Jesucristo, puesto que... ¡EL VIVE!

En Juan 14:19 dice: “19Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis”.

 

·         SE PROFETIZÓ SU ASCENSION A LA DIESTRA DEL PADRE

En Salmos 110:1 dice: "El Señor dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies". (Ver

En Mateo 22:41-46 dice: “41Y estando juntos los fariseos, Jesús les preguntó, 42diciendo: ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David. 43El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo: 44 Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? 45Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo? 46Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más”.

En Hechos 1:9 dice: “9Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos”.

En Hechos 7:55-56 dice: “55Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, 56y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios”.

En Marcos 12.35–37 dice: “35Enseñando Jesús en el templo, decía: ¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de David? 36Porque el mismo David dijo por el Espíritu Santo:

Dijo el Señor a mi Señor:, Siéntate a mi diestra. Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies. 37David mismo le llama Señor; ¿cómo, pues, es su hijo? Y gran multitud del pueblo le oía de buena gana”.

En Lucas. 20.41–44 dice: “41Entonces él les dijo: ¿Cómo dicen que el Cristo es hijo de David? 42Pues el mismo David dice en el libro de los Salmos: Dijo el Señor a mi Señor:

Siéntate a mi diestra, 43 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

44David, pues, le llama Señor; ¿cómo entonces es su hijo?”.

 

¡JESUCRISTO  ES  EL MESIAS PROMETIDO POR DIOS!

 

Anunciado ampliamente especialmente por un siervo profeta, Isaías (Isaías 11:1-5; 42:1-9; 53; 61) llamado "el profeta mesiánico" por la cantidad de profecías mesiánicas que se encuentran en su libro.

El Señor Jesucristo está en todas las Escrituras, ya que El es el espíritu o la esencia  de la profecía. No se puede hablar de profecía sin tomar en cuenta al Mesías Jesucristo.

En Apocalipsis 19:10 dice: "Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira no lo hagas; yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar